GyP solicitó la venta de 7 de sus áreas a Oilstone

GyP solicitó la venta de 7 de sus áreas a Oilstone

La petrolera del Estado neuquino aguarda la autorización para transferir los activos. Se trata de bloques maduros ubicados en la zona de Cutral Co.

La petrolera del Estado neuquino, Gas y Petróleo del Neuquén (GyP) inició los trámites para desprenderse totalmente de siete de sus áreas, que de ser aprobados pasarán a ser de propiedad exclusiva de la firma de capitales nacionales Oilstone.

Se trata de una serie de bloques que forman parte prácticamente del ADN petrolero de la provincia, ya que son parte de las primeras áreas en desarrollo en Neuquén.



En concreto, el pedido presentado corresponde a los bloques Cutral Co Sur, Puesto Cortaderas, Portezuelo Minas, Loma Negra NI, Bajo Baguales, Neuquén del Medio y Collón Curá, todas áreas emplazadas alrededor de la ciudad de Cutral Co y enmarcadas como campos maduros del convencional.

La negociación fue confirmada a Energía On por el presidente de GyP, Alberto Saggese, quien contó que “la opción de venta indeclinable está en el contrato de operación que firmamos en 2015 con Oilstone y tiene un plazo que es ahora y que optamos por tomar porque si bien en su momento estos bloques eran importantes para GyP, hoy representan solo el 10% de nuestra producción”.

El pedido de transferencia del 60% de los activos que corresponden a GyP fue presentado la semana pasada al ministerio de Energía de Neuquén y al gobernador, Omar Gutiérrez, que son quienes deberán definirlos.

Estos bloques tienen una historia reciente de cambios de manos, ya que en 2014 pasaron a GyP por medio de un swap de áreas, en las que YPF adquirió los bloques que hoy son de Vaca Muerta La Amarga Chica y Bajada de Añelo y como parte de pago cedió estas siete áreas.

Saggese explicó que “en un principio fue muy bueno porque estas áreas estaban en producción y nosotros no teníamos facturación sino que vivíamos de la tasa de inspección y monitoreo, pero hoy estamos centrados en las áreas de Vaca Muerta en las que somos socios”.

Este cambio se vislumbró desde el minuto cero y por eso en el contrato de operación de 2015 de Oilstone se fijó que a medida que la firma avanzara con el plan de inversión del bloque de unos 15 millones de dólares, esos aportes se tomarían como parte de la compra que ahora se busca sellar.

Para el director comercial de Oilstone, Mauricio Russo, explicó a Energía On que “para nosotros tiene sentido integrar todo en una sola operación, porque hay una optimización de costos que al tener la UTE había incluso dos balances y otros costos. De esta manera integramos todo y tiene mucho sentido para nosotros y para GyP también porque creo que se están enfocando mucho más en su participación en los no convencionales y estos campos dejan de ser estratégico para ellos, por lo cual es un win win”.

Compartir:

Post Relacionados